Entrada destacada

Mi papel de maestra de PT en el modelo de docencia compartida

 


Hola a todos!

Hoy os quiero contar cómo ha sido mi experiencia hasta ahora como maestra de PT atendiendo a las necesidades de mis alumnos (así los  he considerado en su momento y lo seguiré haciendo) desde el año 2000 que comencé a trabajar como interina.

Todo comenzó cuando me presenté a las oposiciones del cuerpo de profesores de Secundaria por la especialidad de Orientación Educativa en Andalucía; si mi mala memoria no me falla, en 1999. Ese año, se convocaron ambos cuerpos, Primaria y Secundaria; y como el temario de Orientación Educativa abarcaba la Educación Especial, mi padre me animó a que participase también por Pedagogía Terapéutica.

A modo de resumen (sabéis que me gusta ir al grano ) acabé en ambas bolsas, me llamaron primero de Pedagogía Terapéutica (había más posibilidades) y comencé a trabajar en febrero del 2000.

Mi primera sustitución: dos días en un pueblo de mi provincia. La segunda, una sustitución que se alargó, por desgracia para la titular de la plaza, hasta final de curso.

En esas primeras sustituciones, en CEIPs, como maestra de PT sacaba a los niños fuera del aula. Por lo general a un cuartucho con escasos manuales de reeducación y puzzles a los que les faltaba alguna pieza. La fotocopiadora era un lujo y recuerdo elaborar fichas a mano (bendito Canva).

Se llevaba a comienzos de siglo mucho colorear, el alumnado con NEAE era experto en colorear; una tarea fácil para el profesorado ya que sólo debía de hacerse con fotocopias de Mickey, Pluto, flores o coches (dependiendo de los intereses del alumnado o de la serie de moda, como por ejemplo, los Tele Tubbies) y llevar al aula ordinaria una carpeta con dibujos y los Plastidecor correspondientes. Cuando el alumnado realizaba tareas más complejas, el alumnado con desfase, coloreaba...¡ojo! sin salirse. En estos casos el alumando con NEAE estaba integrado en el grupo, pero no compartía objetivos de aprendizaje; para recibir atención específica, salía al aula de apoyo.

Como podréis deducir, he exagerado un poco, no siempre ni todos los profes tenían coloreando a los niños con gran desfase, pero muchos sí; y no era nada extraño.

El alumnado atendido era designado, a veces, por los equipos directivos, a dedo, porque molestaban en clase; salvo el alumnado con necesidades muy evidentes.

Durante esas primeras experiencias, la docencia compartida no existía. El apoyo se realizaba en el Aula de Apoyo o de Educación Especial por especialistas y adaptaciones curriculares.

Por suerte, poco a poco, el modelo de educación en general y de atención a la diversidad en particular, va evolucionando, siendo más social y justo.

Os remito a un artículo muy interesante que trata sobre docencia compartida, citado por Coral Elizondo en un curso sobre DUA organizado por el CEP Luisa Revuelta (Córdoba) al que tuve la suerte de asistir:

Igual, O. C., & Requena, A. O. (2021). Docencia compartida: una metodología para la inclusión. RINED: Revista de Recursos para la Inclusión Educativa1(1), 55-66.

Estas autoras describen varios  modelos de docencia compartida, tomando como referentes a  Friend, Cook, Hurley-Chamberlain y Shamberger, 2010, los cuales he adaptado a mi experiencia:

1. Docente del grupo enseñando, maestra de PT observando y ayudando

Ambas funciones suelen ir unidas en una misma sesión. Al comienzo de una clase, el docente del gran grupo suele exponer contenidos; en este caso el PT no participa, pero sí puede observar al alumnado que no presta atención (TDAH, TEA): momento en el que se distrae y motivo (larga explicación o estímulo externo) para intentar evitar esta conducta; realizar algún gesto o tocar el hombro del alumno que está distraído o se levanta sin permiso....

Este modelo de docencia compartida es la que estoy realizando en ESO actualmente, reforzando objetivos relacionados con los PE dentro del aula: expresión escrita, comprensión lectora, funciones ejecutivas... Los docentes nos coordinamos si existe alguna ACS en su elaboración y temporalización de objetivos; también en seguimiento y evaluación. Al realizar el profesional de PT una observación directa, se pueden detectar las dificultades que el alumnado presenta al realizar una actividad o en su organización, por ejemplo, si anota actividades y fechas de trabajos o exámenes en su agenda.

A la presentación de contenidos, le sigue la puesta en práctica de los mismos, o realización de actividades. Es entonces cuando el PT ayuda al alumnado con NEAE. En muchas ocasiones mucho alumnado no censado, también pide la ayuda. Ambos docentes ayudan a todos y el recurso de PT se optimiza.

2. Docente grupo ordinario enseña a un subgrupo, maestra PT enseña a otro subgrupo: enseñanza paralela.

El objetivo de esta organización es disminuir la ratio del alumnado en la explicación y realización de alguna actividad. Podría organizarse como dos rincones : cálculo, lectura, expresión escrita, grupos de investigación sobre algún tema de interés donde el docente actúa como guía. 

El alumnado con NEAE se repartiría en ambos grupos, perteneciendo los que presentan mayores dificultades con maestro PT.

Supongo que ya conoceréis en qué consisten las estaciones de aprendizaje. En este modelo de docencia compartida periódico (no en todas las sesiones se realiza esta dinámica) ambos docentes planifican una serie de actividades que deberán realizar los grupos en los que se dividirá el gran grupo. Tener en cuenta dónde asignar al alumnado con NEAE será también una tarea primordial, así como crear grupos heterogéneos y variables en cada sesión (favorecer la cohesión social)

Las actividades programadas han de responder a los diferentes ritmos de aprendizaje del alumnado para asegurar la participación de todos.

3. Docente enseña gran grupo, maestra PT enseña a pequeño grupo : enseñanza alternativa

El pequeño grupo puede ser de refuerzo o de ampliación (AACC) y destinado a solventar dificultades específicas (lectura, cálculo) o en el caso de ampliación, realizar algún proyecto o investigación.


4. Ambos docentes exponen al gran grupo: trabajo en equipo.

Esta modalidad va dirigida a realizar alguna actividad donde ambos docentes exponen algún tema  interaccionando para que resulte más atractivo para el alumnado: teatro, diálogo, pasos para realizar una actividad...el objetivo es realizar la actividad más dinámica y divertida.


Independientemente del tipo de docencia compartida que realicemos es fundamental que exista una coordinación continua con todo el equipo docente que atiende al alumnado con NEAE, especialmente con el que compartimos tiempos y espacios: programar actividades, personalizar, evaluar y autoevaluar nuestra intervención conjunta con el objetivo de que el alumnado desarrolle al máximo sus capacidades.

Qué tipo de docencia realizáis vosotros? Os leo!

Comentarios

  1. Pues yo estoy más en el primer modelo como tú pero me queda personalizar más la enseñanza a mis niños. Estoy en el primer año y tengo muuuchas áreas de mejora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu respuesta Sonia!
      Nos queda mucho que mejorar y avanzar a todos. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Sobre todo, la primera, pero las otras también dependiendo del grupo de alumnado, tutor/a y neae. Lo que hace falta es que el resto de docentes entiendan que debe ser así en lugar de sacar a nuestros alumnos al aula de apoyo y que este tipo de intervención esté mejor planificada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el camino Pilar, una escuela para todos justa pero que también personalice y atienda a las diferencias individuales para lograr el máximo desarrollo de nuestros niños y niñas.

      Eliminar
  3. Yo estoy de acuerdo con el modelo inclusivo; pero, creo que nada tiene de "malo" en momentos dados, sacar a 1, 2 3....alumnos del aula a trabajar algo en concreto. Hay dificultades que no mejoran dentro de un aula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Hay aspectos específicos que mejor en grupos pequeños o de manera individual.

      Eliminar
  4. El horario da para atender a los alumnos dentro de su aula, sin agrupar y coordinar cada actividad con sus respectivos tutores?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no da. Solemos tener un número muy elevado de alumnos. En algunas sesiones podría ser, en otras complicado, sobre todo en ESO

      Eliminar
  5. Creo que es una utopía hablar de codocencia con las ratios que tenemos de alumnado y con la poca formación docente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu opinión, estamis avanzando en educación, pero sin inversión en recursos personales.

      Eliminar
  6. Llevo años entrando al aula ordinaria, sin embargo cada vez me cuesta más porque cada vez tengo más alumnos de dos etapas distintas. Eso supone, que si entro una hora por aula me como 13 horas del horario. Lo que supone que me quedan unas 9 horas a repartir entre los 20 alumnos. Que aún agrupándolos se quedan con muy poquitas horas de atención. Cuando tienes ratios tan elevadas hay que seleccionar donde hacer docencia compartida. Y es una auténtica lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu situación es la de muchos maestros especialista de PT. Una lástima que no se invierta más en educación.
      Gracias por dejar tu comentario y experiencia.
      Feliz inicio de curso!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Yo he estado en aula de educación especial en centro ordinario, con pluriafectados, 4 alumnos por tutora, pero propios. Salían una vez a la semana a una clase con el grupo de referencia (a música o EF según el caso), que impartía el/la especialista. Las maestras de atención a la diversidad o pedagogía terapéutica (AD/PT) de apoyo, hacían alguna ronda horaria según turno, pero en un pequeño porcentaje horario. Los niños trabajaban de manera dirigida por la AD/PT la mayor parte del tiempo.

    ResponderEliminar
  9. A mi me encanta dar el apoyo dentro del aula ordinaria, así lo he hecho en colegios con aulas con 12 alumnos pero este año con 25 alumnos, sin espacio, sin poder enchufar mesa de luz, no he tenido más remedio que dar el apoyo en el aula de PT. Trato de tener mucha coordinación con las tutoras, les entregó mi plan de trabajo quincenal pero desgraciadamente no me queda más remedio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu experiencia. Tenemos muchos niños y el horario no da para maestros. Debería establecerse una ratito para una atención específica de calidad.. Un abrazo!

      Eliminar
  10. Hola, y del papel del AL, ¿qué puedes decir? ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues no puedo narrar la experiencia como AL porque nunca he ejercido tal especialidad 😁

      Eliminar
  11. La verdad estamos bastante lejos de lograr un buen trabajo en equipo. Nunca parece suficiente para la docente del grupo el trabajo de la docente de apoyo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario